Planes en familia: Cuevas el Soplao, Cantabria.

La Cueva el Soplao es una cavidad única, descubierta a principios del siglo XX, a causa de la explotación de las minas de la Florida.

 

Datos prácticos

-Localización: Alto de la sierra de Arnero (a 83 km de Santander)
-Cómo llegar: Salida 269 (Los Tánagos-Pesués-Puente Nansa) de la autovía A8 Santander-Oviedo.
-Horarios:
Enero a Marzo, Noviembre y Diciembre – de 10 a 14 y de 15 a 17 (lunes cerrado)
Abril, Mayo, Junio y Octubre – de 10 a 14 y de 15 a 18 (lunes cerrado)
Julio – de 10 a 19
Agosto – de 10 a 21
Septiembre – de 10 a 14 y de 15 a 18
-Tarifas:
general, 12,5 €
niñ@s de 0 a 3, gratis
niñ@s de 4 a 16, mayores de 65, discapacitados y estudiantes, 10 €.
tarifas especiales grupos (consultar la web)
-Tipos de visita y duración: visita turística – duración una hora (la que hicimos nosotros) y turismo de aventura – duración 2,5 horas (no permitida a menos de 12 años, más información en la web)
-Accesibilidad: la visita turística es accesible para todo tipo de público, el 90% de recorrido se puede realizar en silla de ruedas.
-Servicios:
parking gratuito
taquillas
tienda de recuerdos
cafetería y restaurante
sala de eventos
exposición exterior de esculturas contemporáneas.
-Otros: los niños menores de 12 años deberán ir acompañados
no están permitidas las sillas infantiles (se facilitan mochilas de porteo)
es recomendable llevar calzado cómodo y ropa de abrigo
visita en castellano acompañada de guía (audio guías en otros idiomas)

 

Teníamos muchas ganas de conocer las Cuevas, y a pesar de no elegir el mejor día a causa de la nieve y del temporal que nos dificultó un poco el acceso, disfrutamos un montón los 4 de la experiencia.

Cuando llegamos fuimos a la taquilla a por nuestras entradas, a pesar de comprarlas online, hay que pasar igualmente por esta. Estuvimos un rato fuera mientras Jon y Teo jugaban con la nieve, (siempre les llevo en la furgo una botas de agua y los petos impermeables, esto es el norte).

Había mucha niebla y prácticamente no se veía nada, una pena, porque el paisaje es precioso.

Entramos a la cafetería a “re-desayunar” algo calentito hasta que llegara la hora de nuestro turno de visita.

Y comenzamos nuestra ruta, tras recorrer un pasillo de madera, llegamos a la estación, allí encontramos la recreación de un tren minero que se encarga de llevarnos a la cueva.

El recorrido por la cueva se hace a través de varias salas y siempre acompañados por un guía. Se camina aproximadamente un kilómetro (de los 20 que son), pasando por las diferentes salas y galerías, La Gorda, Los Fantasmas, El Mirador de Lacuerre, Centinelas y Ópera.

El juego de luces y sonidos, los colores, el reflejo sobre el agua del lago y las diferentes formaciones geológicas (estalagmitas, estalactitas, excéntricas…), hacen que nos encontremos ante un impresionante paraíso natural.

Jon y Teo caminaron durante prácticamente todo el recorrido, nos hacía mucha gracia verles desenvolverse por allí, como si fuesen todos los días. Teo iba observándolo todo con las manos cruzadas detrás de la espalda, estaba muy gracioso.

Al terminar la visita, nos dirigimos de nuevo a coger el tren.

Antes de irnos pasamos por la tienda de regalos, donde les compramos los huevos de dinosaurio a Jon y Teo.

Una vez fuera, ya estaba más despajado y se podía observar parte del maravilloso paisaje.

Una visita muy recomendable, si podéis elegir día, hacerlo uno que esté despejado para pasear tranquilamente y disfrutar de las vistas. Y si elegís la visita Turismo de aventura, contadme qué tal la experiencia.

https://www.taquilla.com/

https://www.taquilla.com/parques/cantabria

https://www.taquilla.com/entradas/cueva-el-soplao

 

Besines.

Deja tu respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre