Embarazo ectópico y negligencia médica.

A medida que me hago mayor, vivo situaciones que nunca había pensado que me podían pasar a mí, desconocidas o de las que carecía de información.
Al llegar la maternidad, parece que estas situaciones se multiplican. Hay muchos temas que, aunque parece que día a día cada vez se habla más de ellos, han sido durante mucho tiempo temas tabú. Que nos suenan muy lejos, que nos han contado que le pasó a la prima tercera de la mujer de un chico que trabaja con la hija de tu vecino, hasta que lo vivimos en primera persona.

Un ejemplo de ello son los embarazos ectópicos. En mi caso si había oído hablar de ellos, pero como os digo, muy por encima, desconocía cuales eran los síntomas, no sabia que solo había un desenlace, ni que lo sufrían 1 de cada 50 mujeres entre otras cosas.

Empezaré por el principio.

Teo y Jon nacieron en enero del 2016. A principios del mes de noviembre, estando en Logroño, empecé a sentir un dolor como de regla pero muy agudo, cada vez más intenso y diferente a otras veces. Como no podía ni moverme, tuve que llamar a Jesús para que viniese del trabajo para estar con los niños. Había hecho la revisión anual de ginecología hacía unos días en la que me detectaron un quiste, (como en alguna otra ocasión no le habían dado importancia y me habían dado cita para más adelante y comprobar que se había reabsorbido con la regla).
Tomé un paracetamol y estuve un par de horas en la cama sin moverme, y poco a poco se me fue pasando.

El 24 de noviembre por la noche, estábamos pasando unos días en casa de mis padres en Asturias. Mientras les daba el pecho a Teo y a Jon para dormirles, volví a sentir el dolor, esta vez más intenso todavía. Estuve una hora en el salón sin poder moverme hasta que mi familia llamó a la ambulancia porque ya no podía más.

Llegamos al Hospital de San Agustín a las 23.00 aproximadamente. Me pasaron a una cama y me preguntaron que me pasaba, les conté que el dolor empezaba en la parte baja del abdomen (como si fuese de la menstruación pero muchísimo más intenso y agudo), y que se extendía por el abdomen y costado llegando hasta los hombros como si me clavasen agujas. Les comenté que hacía menos de un mes había hecho la revisión anual de ginecología en la que me habían detectado un quiste y que podía ser de eso el dolor. También solicité que, por favor, lo que me administraran para el dolor fuese  compatible con la lactancia. Me cogieron una vía, me administraron analgesia y me preguntaron si estaba embarazada a lo que les respondí  que no creía estarlo.
En teoría me hicieron una analítica, digo en teoría porque no soy consciente de que me la hiciesen. El dolor continuaba, me llevaron a hacer una placa y otra prueba que no recuerdo cuál era pues, finalmente, no me la hicieron. Pasé de la camilla como pude para hacer la placa, y cuando fui a pasar otra vez a la camilla me mareé, así que no me hicieron la otra prueba, me llevaron al box y me dejaron allí. Yo seguía muy mareada y con muchos y muy fuertes dolores. En una ocasión pasó el médico y, ante mis muestras de dolor, de muy malas maneras me dijo que hiciese el favor de tumbarme y de tranquilizarme si no quería que me diese un tranquilizante, que estaba muy nerviosa. Yo le respondí que por favor no me diese ningún tranquilizante y que lo que tenía no era ansiedad, sino muchísimo dolor. Entonces se fue y, al rato, pasó una enfermera a mirar algo de la señora que estaba al lado. Entonces le pregunté si sería posible que viniese mi marido ( seguía muy mal y necesitaba que alguien estuviese conmigo), me contestó que que no era posible ya que había otra persona en el box (estábamos dos personas en ese reducido box a pesar de haber otros totalmente vacíos)
No sé cuánto tiempo pasó pero ya no podía más , el dolor era insoportable y empecé a llamar pero nadie me escuchaba, hasta que pasó una enfermera y llamó al médico. Les dije que por favor que me mirasen que algo pasaba que no aguantaba tanto dolor, que estaba muy mareada y que parecía que me iba a desmayar, me dijo que ya me habían hecho una placa y una analítica y que todo era normal. Entonces les sugerí  que me hiciesen una ecografía para ver si era del quiste, a lo que el médico contestó que no era necesaria, que no lo veía relevante y que además no era tan fácil hacer una ecografía, que me tranquilizase y que si estaba insinuando que no me estaban mirando…
Mientras tanto, parte del equipo de guardia de esa noche (unas 6 – 8 personas) se encontraban en el pasillo mirándome sin ofrecerme ayuda. Me administraron otro analgésico (creo que mucho más fuerte), que me hizo vomitar rápidamente, aunque algo me alivió puesto que me quedé dormida. Tras no sé cuánto tiempo, me  despierto en la camilla medio destapada, en ropa interior y con dos personas dentro del box que están acompañando a la señora de la  cama de al lado. Intento ver si pasa alguien para llamarle pero me vuelvo a quedar dormida, y, de repente, me despierta el médico de muy malas maneras, dándome fuertemente en el brazo, para que me vaya pues me dan el alta. Al comentarle que no me encuentro nada bien y que sigo muy mareada y con dolor, me dice que lo único que pueden hacer, si quiero, es dejarme  en otra cama con medicación, que lo que tengo es ansiedad o que igual me sentaron mal los cacahuetes que había merendado. Viene la enfermera a darme la ropa para vestirme y, como sigo mareada, le pido que llame a mi marido, a lo que responde que no, que está todo saturado (cosa que no entendí pues casi no había gente ). Comienzo entonces a vestirme y, cuando estoy poniéndome el pantalón, me tengo que tumbar nuevamente al notar que me desvanezco del dolor. Me quedo allí un buen rato intentando llamar a alguien para que venga a ayudarme, pero pasa muy poco personal y el que lo hace pasa muy rápido sin mirar hacia el box . Yo apenas tengo fuerza para gritar, cuando viene la enfermera que me increpa por no estar lista ya. Finalmente, y tras mucho suplicar, dejan que Jesus entre. Con él ayudándome, intento levantarme de nuevo, pero no puedo, así que llama a la enfermera que me mira la tensión. Al ver que tenia 8-4, Jesus solicita que llame al médico. Llega este y repite que todo está normal, que si sigo con dolores lo único que puede hacer es dejarme ingresada con medicación. Lo que hicieron fue ponerme suero para subirme la tensión, tras lo cual comienzo a encontrarme mejor y logró vestirme. Antes de irnos, les pedimos que nos den por escrito la medicación que me habían suministrado ya que no figuraba por ningún lado en el informe (tampoco la analítica). Como el enfermero lo iba a añadir con el boli en el informe, Jesus solicita que, por favor, vuelvan a redactar de nuevo el informe con esos datos. Y, tras unos instantes, vino una doctora que fue la que redactó finalmente el informe, ya que el médico anterior no volvió a aparecer. Eran las 4,30h de la madrugada, aproximadamente, cuando nos fuimos, sin que nadie nos dijese nada ni me volviesen a revisar la tensión.

Ya en casa los dolores continúan, soy incapaz de tumbarme ni dormirme y, un poco antes de las 8 de la mañana, nos vamos al Centro Médico de Oviedo. Allí les cuento lo mismo que le conté al médico de urgencias del hospital avilesino, me preguntan también  si estoy embarazada y les digo lo mismo , que no creo. El médico me examina como puede ya que no era capaz ni de tumbarme y me dice que me va a mandar hacer una placa y una ecografía pero que, primero, me harán una prueba de orina para descartar un embarazo.
¡Sorpresa!, la prueba es positiva. El medico nos da la enhorabuena y va a solicitar que me hagan una ecografía. Debieron de pasar unos 20 minutos entre que nos dieran la noticia y me hiciesen la ecografía. Al principio nos quedamos callados y yo me eché a reir, Jesus se quedo blanco y nos abrazamos, creo que en ese momento se me pasaron todos los dolores, empecé a divagar Y pensar cómo sería todo, cómo nos íbamos a organizar, nos hicimos hasta nuestra primera foto como padres de familia numerosa, sin pensar, que si tenía ese dolor, era por alguna causa.

Me hicieron la ecografía e inmediatamente comprobaron que tenía una fuerte hemorragia abdominal, producto de un embarazo ectópico que me había reventado la trompa de falopio, y que, por eso, los dolores eran tan intensos y subían  desde  el bajo vientre hasta la zona de los hombros (uno de los síntomas de un embarazo ectópico es dolor en el hombro).  Me hicieron el ingreso y a continuación me llevaron a quirófano para hacerme una  laparoscopia de urgencia, extirpándome la trompa de falopio afectada y teniendo que administrarme varias bolsas de sangre dado mi estado.

No me enteré de la operación, no pase dolor y a pesar de toda la sangre que había perdido y lo débil que estaba, me encontraba bastante bien. Solo pensaba en estar con Jon y Teo, que no los había visto desde por la mañana, cuando me subieron a planta ya era tarde y ellos ya se habían ido. Como llevaba mucho tiempo sin darles el pecho me dejaron un extractor de leche. Por la mañana muy temprano ya los tenía conmigo.

Los días posteriores fueron extraños, estaba confusa y triste. Físicamente me recuperé bastante bien, salvo una zona de un costado que tenía bastante amoratada y dolorida.

Os cuento todo esto sobre todo por “normalizar” el tema, y sobre todo, por si a alguien le sirve de ayuda y como queja del trato que recibí en el primer hospital, un trato que no se puede tolerar bajo ninguna circunstancia.

 

Resumiendo, nunca he pasado tanto dolor durante tanto tiempo ( ni siquiera en el parto ), tanto dolor, que hubo varios momentos en los que pensé que perdía el conocimiento. A lo que tengo que añadir una gran indefensión e impotencia por estar sufriendo de esa forma, pese a encontrarme en un centro hospitalario, y no recibir atención sanitaria con la profesionalidad debida y la humanidad indicada. Considero que recibí un trato totalmente vejatorio e inhumano por parte del médico y del personal de guardia de esa noche. Considero, así mismo, una irresponsabilidad su comportamiento (estaban comiendo pipas, hablando en un tono elevado, y, sobre todo, su diagnóstico, sin casi mirarme ni hacerme pruebas : “dolor abdominal inespecífico y ansiedad” .
Realmente, si no me llega a atender otra persona, el desenlace hubiera sido mortal.

19 Comentarios

  1. Comprendo perfectamente tu, como decirlo, indefension? Puede ser, ante el personal médico del primer hospital. Muchas veces no tienen tacto ni ganas de trabajar pero con su trabajo se juegan vidas de otras personas…en mi caso a las 20 semanas de gestación detectaron en mi bebé una anomalía cardiaca que afectaría mucho a la vida de mi niño. La ginecóloga que me vio y lo vio me mandó volver a los 4 días sin decirme nada, soltando un suspiro de “ay dios”, y los que me vieron la siguiente vez, 2 ginecólogos y 2 cardiólogos pediatra os, ni se presentaron y se reían cuando veían lo que pasaba sin decir absolutamente nada. Cuando nos dieron la noticia, imagínate…dudas, miedo, terror, tristeza…todo en uno. Medio nos obligaron a en dos horas escasas tomar una decisión. Sin explicar nada, nos decían q me hacían la amiocentesis, pero claro no sabes que hacer, y el médico no decía nada. Hasta que una compañera nos dijo lo que pasaría realmente si seguíamos adelante. Pero el trato fue falto de tacto, de empatía y de corazón. Es su día a día pero no saben que el nuestro no lo es.

    • Hola Beatriz, gracias. Por tu palabras y por compartir esto conmigo. Lo siento de veras, imagino también como os sentirías. Por desgracia esto ocurre muy a menudo, más de lo que pensamos, por eso no nos tenemos que callar. un beso gigante.

  2. Lo siento tanto Andrea, una vez más me siento identificada contigo,Yo tuve un ectopico en trompa antes de mis mellizos.Los médicos hicieron su trabajo pero sin empatía y sin nada de información lo que hizo que fuera una experiencia horrible,gracias a dios yo soy muy asintomática y no tuve dolor físico pero el del alma ahí lo llevo.Muchos miedos tras extirparme la trompa y una mala recuperación por encontrarme en un pueblo chiquito con enfermeros sin experiencia para las curas.Y tras escasos 4 meses ya estaba embarazada de mis preciosos bebés.Menos mal que todo pasa,pero también todo queda.una MªMá marfileña en el norte.😉

    • Arantza, siento mucho lo que te pasó y gracias por compartirlo conmigo. Como tu dices ese dolor interno, esa impotencia no desaparece. Un beso gigante para ti y tus bebés.

  3. Jolín…espero que hayas denunciado tal negligencia y mal trato recibido..Yo también tuve una muy mala experiencia en la cesárea que me practicaron en el San Agustín y después de llegarme rechazada dos veces la denuncia por la vía administrativa en breves sabré el desenlace por la vía judicial y os contaré el resultado y todo lo sufrido..aunque gracias a Dios todo quedó en el susto y una cicatriz 😘😘

    • Hola Vero, siento también tu experiencia. ¿Ya tienes noticias. ? Yo estoy esperando respuesta del colegio de médicos. Si puedes, ¿te importaría contarme que pasos has seguido? Gracias

  4. Me parece increíble,yo los denunciaría estaba en juego tu vida,aunque si no lo haces también puedo pensar que es por no empezar con todo otra vez y recordar todo aquello para q luego igual en administración de.limoien el culo con la denuncia y no llegue a nada,en fin no sé pero me parece una pasada el caso …como t trataron el pasitismo…signos claros de un ectopico y ni t llevan ha ahver una eco …estoy alucinando.
    Me alegro de q todo se quedó en un gran susto y pudiste dar con otros profesionales q se toman su trabajo en serio..muchos besos.

  5. Andrea sabia lo de tu ectopico,pero nada sabia todo lo que habias pasado! Lo siento muchisimo, y el na negligencia en tida regla!
    Yo la verdad que mi experiencia en el San agustin con mi parto ,una cesarea programada,deja mucho que desear,no di a luz en el Centro medico porque al ser gemelar todo el mundo me recomendo que diese a luz en un hospital con uci pediatrica,y recuerdo mi cesarea que tendria que ser el momento mas feliz de mi vida como el mas horroroso,durante unos segundos crei que no veria a mis hijas,y siempre se me quedara grabado el comentario de una de las enfermeras,”esto es una carniceria”,pensaba denunciar,pero no me lo recomendaron ,y hoy me pesa no haberlo hecho!,no por mi que ya el daño estaba hecho si no para quizas evitar qie otras mamas pasen por lo mismo😪.😘😘

    • Julia gracias. Yo tampoco sabía lo de tu parto. No entiendo como pueden ocurrir cosas así. Lo que está claro es que no debemos callarnos, ni esto, ni nada, o las cosas nunca cambiarán. Un beso gigante.

  6. Me parece increíble el trato recibido en el San Agustín y lo peor de todo es que denunciar tampoco sirve pues se cubren unos a otros. No les hará gracia hacer guardias pero las personas que acuden allí menos gracia les hace tener que estar.
    No sabía que habías tenido un embarazo ectópico, muchas gracias por compartir la experiencia.

    • Gracias Lucía, creo que no se dan cuenta de lo importante que es su trabajo. Y que si no están cualificados, que dejen paso a otras personas que si lo están, besines .

  7. A mi me pasó algo muy parecido pero en mi caso fue en el Centro Médico: acudí por urgencias a las 2 de la mañana y tras contarle al médico de guardia que llevaba unas 3-4 horas con muchísimo dolor y súper mareada, con un pinchazo que no me dejaba enderecharme y que incluso me había llegado a desmayar justo antes de salir de casa, se limitó a palparme la tripa, administrarme unos calmantes y darme el alta una hora después porque lo que tenía era una gastroenteritis, mientras la enfermera me preguntaba donde me hacía las uñas que las llevaba monísimas…
    Yo le comenté que había tenido un bebé hacía 7 meses y que al estar con lactancia todavía no tenía las reglas regulares y que a mi me parecía más dolor de ovarios que de tripas, me dijo que si seguía con molestias acudiera a mi ginecóloga pero que él no llamaba al ginecólogo de guardia, que me había explorado y estaba bien.
    Volvimos a casa, pasé el resto de la noche con unos dolores horrorosos a pesar de los calmantes, a primera hora fui a la consulta de mi ginecóloga y con una simple eco vio que tenía coágulos pegados al ovario, me mandó análisis y bingo: embarazo ectópico. Lo único que dentro de la mala suerte me tocó la “lotería” y tuve un aborto natural, a las pocas horas empecé a expulsarlo todo y como yo lo tenía pegado al ovario la trompa quedó perfecta.
    Esto fue en mayo y al final por pereza y por querer pasar página no llegué a denunciarles, pero me consta que mi ginecóloga (que pasa consulta y atiende partos allí) habló con el médico que me atendió,

  8. Hola mamadelnorte (Andrea), llevo tiempo, desde que te escuché en instastorie hablando de este tema, pensando en pasar a leer el post y con la cabeza que tengo se me pasaba. Hoy he tenido la oportunidad de verlo. Tengo las lágrimas en los ojos … como puede ser !?
    En fin ….
    Eres muy valiente y te mereces una corona. Es lamentable el trato que recibiste … pero es la vida, a veces te pone en el camino personas maravillosas y otras veces personas asquerosas …. Me alegro de que lo hayas sobrepasado!
    Que sepas que te admiro un montón y sigo tus diarios, eres un ejemplo a seguir para mi en todo… sobre todo como cuidas y piensas en tu familia. Te deseo a ti y tu familia maravillosa un feliz y próspero año nuevo!
    Un abrazo
    Tu seguidora Jawida Rakrak Kouchtali

  9. Hola Andrea, que identidicada me he sentido!!!!. En octubre de 2012 tuve un embarazo ectopico en Asturias. Primero fui a un centro de salud de urgencias. Me dijeron que estaba embarazada y me dieron la enhorabuena. Yo no podía andar del dolor que tenía. Me dolía hasta el roce de la piel de la tripa. Me dijeron que eran normal esos dolores al principio…. Yo le decía que a parte del dolor sentia como “peso” y me decian que a veces pasaba…que ya se me pasaría. Pase una noche horrible en mi casa, y al dia siguiente fue a Jove a urgencias. Exploracion, analisis de sangre…y conclusión: Gases. Y que como estaba embarazada no me podia tomar nada. Me acuerdo las palabras de la Médico:” tomate paracetamol, y ya se pasará, mujer”….Como diciendo, viene aqui la quejica ésta por urgencias por unos gases. Yo seguía sin poder andar del dolor, no podía ni hablar…
    Pasé el dia como pude y a las 10 de la noche fui por tercera vez en 24 horas a urgencias a Cabueñes. Tenia tanta hemorragia interna que el peso que sentía era ya evidente…era la cantidad de sangre que tenía ya por ahí..Me hicieron ecografia y me solto: “tienes un embazaro ectopico, quedas ingresada, vamos a operarte de urgencia, tenemos que quitarte la trompa”. Le dije que salía a decirselo a mi familia que estaba fuera esperando y me dijo ” no entiendes que estas ingresada? no puedes salir”. Me eché a llorar y me decia super borde ” a ver..quieres dejar de llorar? contigo no se puede hablar, se lo explico a tu marido”…enfin….la experiencia no pudo ser peor….Ya no solo que si es por los dos primeros centros, yo ya estaría en el otro barrio…Además es la frialdad de todo el personal,que falta de calidad humana…

    La verdad que no me planteé denunciar…quise olvidarlo y ya está. Pero ahora leyendo lo tuyo, me he sentido tan identificada que me ha vuelto a entrar la idignación y el enfado.

    A pesar del ectópico, he tenido dos embarazos después, sin ningún problema,
    Un saludo!

  10. Andrea, leo tu experiencia e imagino los difíciles momentos que viviste, dejando los más preciado que tenemos, que son nuestras vidas y las vidas de nuestros bebes en manos de médicos insensibles, confiando en su experiencia y conocimiento.
    Te comento hace unos meses me enteré que estaba por primera vez embarazada, me emocione mucho y corrí al ginecólogo para me chequee y me ayude a llevar un embarazo saludable, triste fue su diagnóstico, me dijo que aparentemente era un embarazo ectópico, me mando a hacerme una prueba de HCG cuantitativa, con eso confirmaría su diagnóstico, por lo que me dijo que me interne en el hospital de seguridad social me dio el informe médico en el que concluía su diagnostico como “embarazo ectopico no complicado”. Cuando llegue al hospital otro médico me hizo otra ecografía y confirmó el diagnostico indicando que debía ser operada, Luego me chequeo otro médico me dijo que podían tratar medicamente el embarazo ectopico, me pusieron una dosis de metrotexato, para absorber el embarazo, después de cuatro días los niveles de la HCG seguían incrementándose, me hicieron otra ecografía, y vieron dos sacos gestacionales. yo estaba embarazada de mellizos, La noticia fue devastadora por que ya me habián puesto el metrotexato, un medicamento prohibido en el embarazo, después de cuatro semanas perdí a los bebes. es decir el diagnostico que me dieron fue incorrecto, mi embarazo era un embarazo intrauterino gemelar normal, Los médicos no hicieron una buena evaluación yo tenía 4 semanas de embarazo cuando fui al Doctor, tal vez fue muy pronto no lo sé, por eso no lograron observarlos en el útero.
    Escribo de mi experiencia por que quiero compartirla y que mi experiencia pueda ayudar cuando alguien tenga dudas o se enfrente a una situación así, es mejor buscar varias opiniones, cuestionar lo que los médicos nos dicen, Un beso para todas ustedes que escribieron en este foro,

Deja tu respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre