Baby led weaning

Nunca había escuchado el término Baby led weaning hasta que, un día, una compañera en Actimami, me habló de este método. Por entonces Jon y Teo tenían tan solo 2 meses, pero me llamó tanto la atención, que enseguida empecé a buscar información y a leer libros sobre el tema.

-¿Qué es?
El Baby led weaning o alimentación complementaria autorregulada, es como su propio nombre indica, el inicio de la alimentación complementaria en forma de alimentos enteros y no triturados (purés).
-¿Cuándo?
En torno a los 6 meses, cuando el bebé esté preparado.
-¿Cómo?
Ofreciéndoles una variedad de alimentos saludables, blandos y de un tamaño y forma que sean fáciles de manipular.
-¿Para qué?
Para darles la oportunidad de que sean ellos mismos los que aprendan a comer.
-¿Por qué?
Por los numerosos beneficios que les aporta: es divertido y natural, aprenden a comer con seguridad, a ganar confianza, a experimentar con texturas…

Otros aspectos a tener en cuenta:
-El principal alimento hasta el año sigue siendo la leche.
-Hay alimentos como los frutos secos, las comidas precocinadas, la sal… que hay que evitar.
-Cabe la posibilidad de que el bebé se atragante, lo normal, es que él mismo mediante una arcada lo eche fuera, por lo que debemos esperar unos segundos antes de actuar para darle la oportunidad de que sea el mismo quien lo gestione.
-Es recomendable hacer un curso de primeros auxilios, (desde mi punto de vista tanto si hacemos o no  BLW)

Para más información os invito a pasaros por Natural wean, donde encontrareis talleres, una tienda online con productos específicos, asesoramiento, recetas y mucho más.

 

Un poco antes de que Teo y Jon cumplieran los 6 meses empezaron a interesarse por la comida, como vimos que estaban ya preparados, comenzamos con el Baby led weaning.
Lo primero que probaron fueron las frutas y el pan, continuamos con las verduras y hortalizas, después la carne y el pescado, legumbres y por último el huevo y el queso (en torno a los 9 meses).
Las verduras, la carne y el pescado, se las hacíamos al vapor, y luego le añadíamos un hilo de AOVE.
Era un placer verles comer, como experimentaban, como de día en día mejoraban la “técnica”, como perfeccionaban la pinza…
Poco a poco los platos cada vez eran mas elaborados y comenzaban a utilizar los cubiertos y platos, empezaban a disfrutar de la comida y a tener sus preferencias como las tenemos los adultos. Por ejemplo, algo que les gustaba mucho como las judías, de repente ya no las querían, algo como el queso fresco que nunca les gustó, ahora si lo comen, o algo como el tomate que nunca les ha gustado.
Por eso lo mejor es ir variando y aunque algo no lo coman, volver a ofrecérselo más adelante o prepararlo de otra manera. Por ejemplo, la berenjena tampoco les gustaba, pero picada con unos espaguetis y carne les encanta, o las judías, que las dejaron de comer, y ahora se las preparo en puré y si les gustan.

Merienda en el parque
comida en Estocolmo

Todo esto es muy bonito, ¿verdad?, pues debo contaros también la otra parte.

-A pesar de toda la información que tenía y de saberme perfectamente la teoría, en alguna ocasión, me he agobiado pensando si lo que comían seria suficiente.
Y aunque a veces se me olvide, tan solo hay que darles las herramientas adecuadas y CONFIAR en ellos.
-La suciedad, en mi caso multiplicada por dos y que a día de hoy, sigue con nosotros. Si es verdad que la etapa de “lanzamiento de comida al aire” ya la pasamos y que comen perfectamente, pero les sigue gustando mucho guarrear experimentar.

Así que cuando descubrí el recogedor de alimentos no me lo pensé dos veces. Prepararé un post, al igual que con la lactancia materna, con mis imprescindibles para el BLW.

Y no me enrollo más y os digo quien es la ganadora del sorteo de instagram: @noleti muchas felicidades.

¿Habéis hecho BLW? Me encantará leeros y conocer vuestra experiencia.

Besines

 

8 Comentarios

  1. Por aquí también aplicamos blw y es una auténtica maravilla! No tener que preparar una comida a parte para la peque si no que cuando ya ha probado varías cosas se puede adaptar el menú para comer todos lo mismo, sentarnos todos juntos a comer (y no ella antes) y que cada uno coma de su plato ( y no tener que estar dándole) es una gozada que aprendan tan rápido a gestionar su alimentación, pero no debería sorprendernos ya que somos humanos programados para sobrevivir, no necesitamos que nadie nos meta una cucharada de puré en la boca al ritmo de viene el avioooooon! 🤣 Tengo el recuerdo de mi niña con meses, menos de un año rechupeteando una tira de churrasco jajaja y toda la familia atónita. Lo recomiendo también y sobre todo recomiendo confiar, confiar mucho en los bebés porque se gestionan de maravilla 👌🏼

  2. Nosotros también lo hicimos con Teo y con las mellis lo haremos también! Desarrolló lampaocomotricodad fina súper bien además de ser más fácil para nosotros comer con el, yo lo recomiendo sin lugar a dudas! Y Teo no era muy sucio, las mellizas serán otra cosa seguro!!!

Deja tu respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre